Compañerismo, trabajo en equipo y mucha diversión en el regreso de nuestros Campamentos Amoverse

Compañerismo, trabajo en equipo y mucha diversión en el regreso de nuestros Campamentos Amoverse

Después de dos años de pandemia, en Amoverse retomamos los campamentos de verano como cierre de ciclo de este curso.

Desde nuestros centros de día de los barrios madrileños El Pozo del Tío Raimundo y La Ventilla, impulsamos el desarrollo físico y emocional de niños, niñas y adolescentes a través de actividades y juegos.

Este año, como parte de ese trabajo integrador que hacemos con la infancia y juventud participante de Amoverse, nos trasladamos a Cuenca, al campamento de Los Palancares, donde un equipo de diez educadoras y educadores y veinte voluntarios se dividió en cinco grupos para trabajar con 91 niños, niñas y adolescentes de diferentes edades. Aquí compartimos entre todos y todas, creando nuevas experiencias a través del juego como método de aprendizaje y conocimiento.

“Hemos hecho juegos, hemos estado en conjunto, nos hemos mezclado todos, nos hemos divertido, caído, llorado y nos lo hemos pasado genial”, nos cuenta Juncal, de 9 años. A 183 km de Madrid, en medio de un bosque de pinos, niños, niñas y adolescentes realizaron actividades de ocio al aire libre y convivieron unos con otros durante siete días. 

“Hay diferentes culturas y costumbres, aprenden mucho los unos de los otros, sobre el respeto y a trabajar en equipo con personas muy distintas a ti”, afirma Paula López, voluntaria y monitora que participa por primera vez en los Campamentos de Amoverse.

“Se ve una evolución en el trabajo de los chavales y chavalas consigo mismos. Salir de nuestro entorno nos obliga a adaptarnos a él. En esta semana de campamento se ponen a prueba, de manera positiva, las actividades de convivencia y de respeto que hacemos a lo largo del año”, explica Ana González, educadora social de Amoverse y responsable del campamento. La oportunidad de convivir durante varios días permite ampliar nuestra labor educativa, ya que educadores/as y personas voluntarias pueden ver resultados y reforzar aspectos de lo trabajado en las actividades diarias que realizan junto a los niños, niñas y adolescentes, como rutinas de alimentación, higiene y sueño.

Deja una respuesta

3 × cinco =