En el Día de la Infancia celebramos el primer aniversario de la campaña SOY COMETA

En el Día de la Infancia celebramos el primer aniversario de la campaña SOY COMETA

En el marco del Día Internacional por los Derechos de la Infancia, que se celebra cada año el 20 de noviembre, desde la Fundación Amoverse celebramos el primer aniversario de la puesta en marcha de la campaña conjunta con la Fundación Entreculturas, SOY COMETA, con la que reivindicamos uno de los derechos fundamentales de los niños, niñas y adolescentes: el derecho a jugar en libertad y en espacios seguros. 

El Día de la Infancia es una ocasión especial para que todo el mundo conozca los derechos de los niños y niñas y para recordar la importancia de trabajar para conseguir el bienestar de todos los niños, las niñas y adolescentes del mundo, como lo señala UNICEF. Es un buen día para conocer las distintas formas de colaborar con los niños y niñas más vulnerables, para que sus derechos sean reconocidos y garantizar su bienestar y desarrollo.


“El corazón de Amoverse es la intervención socioeducativa: el refuerzo escolar y la defensa del derecho al juego, a través de nuestros centros de día y la intervención con las familias y los niños y las niñas, y los adolescentes”, afirma María Guillén Responsable de Intervención Familiar de los centros La Ventilla y El Pozo del Tío raimundo en Vallecas. “Desde aquí queremos impulsar oportunidades en los niños y niñas y sus familias que parten de una situación con menos oportunidades y para defender los derechos y la vida digna de las personas que acompañamos”.

Amoverse nació hace 20 años para dar respuesta a una demanda de jóvenes que pasaban mucho tiempo en la calle expuestos a situaciones difíciles y para defender los derechos de la infancia. Actualmente acompañamos y promovemos el desarrollo y aprendizaje de niños y niñas en la Comunidad de Madrid en El Pozo del Tío Raimundo y La Ventilla, acompañándolos semanalmente, organizando campamentos y salidas lúdicas e impulsando su desarrollo emocional, físico y cognitivo. 

“He visto a los niños, niñas y también a los monitores/as de mi alrededor crecer, los cambios en la manera de aprender, porque antes era más mecánico: sentarte en una mesa y que te ayudaran, ahora es más como un vínculo familiar”, nos cuenta Inma, joven voluntaria del centro de día de La Ventilla.

Queremos que la infancia y sus sueños sigan volando

“Priorizar el poder jugar, poder divertirse, sobre todo cuando eres niño, es realmente muy importante, estar todo el día pegado a una mesa o que te estén obligando todo el rato a hacer deberes, realmente no te hace sentir bien contigo mismo”, comenta Isa Villal, monitora voluntaria de Amoverse. “Lo ponemos en segundo plano y realmente yo creo que eso es una de las cosas  más importantes cuando eres niño, porque es un derecho”. 

Tras casi dos años de una dura pandemia ocasionada por la COVID-19 Desde Fundación Amoverse y Entreculturas nos unimos en el proyecto SOY COMETA, en un momento en el que se hacía más necesario que nunca reforzar el acompañamiento tanto familiar como individual y el desarrollo de diversas actividades lúdicas, impulsando la participación y el desarrollo físico y emocional de 150 menores de edad que participan en nuestros centros de día.  

“Durante la cuarentena no podíamos venir aquí (al centro de Amoverse) ya que estaba todo muy complicado por la Covid. Cuando fue arreglándose vinimos al campamento, eso sí, con nuestras medidas de seguridad, mascarillas etc.” “Fue impactante porque pensamos que era una simple gripe pero era mucho más”, explican Omar y Karim, estudiantes del Colegio Piquer y participantes del Centro de La Ventilla. 

En momentos de tanta incertidumbre, la cometa se convirtió en ese símbolo de vuelta a la normalidad escalonada y que reivindica un espacio de libertad para la infancia, una vía de escape del suelo hacia el cielo infinito, donde los niños y niñas conviven como iguales y acceden a las mismas oportunidades.

Deja una respuesta

diecisiete − 8 =